miércoles, 30 de octubre de 2013

Cómo preparar tu calabaza para Halloween segura.

Mañana es la noche más terrorífica del año y queramos o no, la fiesta de Halloween llega cada vez con más fuerza a países donde realmente se honra a los muertos el día uno de noviembre y no la noche anterior, típico de los países anglosajones. En mi casa es el primer año que lo celebramos a tope, porque tenemos un "mini ser" que nos ha impulsado a hacerlo, y por qué no, a disfrutarlo aunque no sea de nuestra tradición.
Esta semana Axelfoley compró una calabaza bien bonita para ver si me atrevía a vaciarla y aquí la tenemos, una calabaza terrorífica que vamos a plantar en el salón junto a un montón de cosas divertidas y así poder alumbrar a Jack el Tacaño.



Lo primero que debes hacer es abrirla por la parte de arriba, para crear una especie de tapa y poder vaciar lo mejor posible tu calabaza. De este modo puedes colocar después una vela o una linterna. Comento de antemano el tema de la luz que vamos a introducir en la calabaza porque las velas quedan bonitas pero no son seguras, sobre todo cuando hay niños alrededor y quieren tocar una y otra vez la calabaza. Yo he preferido que se de esa interacción con la calabaza y así Periquín puede disfrutar de ella sin peligro, salvo que se le caiga encima del pie, que no lo descarto por los trasiegos que se trae con ella, y he colocado una luz de bicicleta de las rojas, como ésta:




Al comenzar con el cuchillo quizás te entren tentaciones de obrar con él con saña, como me ocurrió a mí al principio:


Así no se coloca el cuchillo, el corte ha de ser inclinado
hacia dentro.


Pero bueno, no te dejes llevar por estas cosas y al grano. Hay que tener en cuenta que no vas a realizar una apertura sin más, sino que ejercerá la función de tapa de quita y pon y tiene que poderse apollar bien en la base. Por ello el corte no ha de ser perpendicular a la calabaza, debes ejercer un corte oblicuo. Así que fíjate en mi foto, está mal colocado el cuchillo. Hay gente que lo hace en zig zag, es más difícil y yo no me atreví porque me la jugaba todo en una, creo que así también ha quedado bonita.

Una vez hecha la apertura hay que pasar a vaciarla, primero con la mano que es lo que pide, meter las manazas y gozar tocando los hilillos. Mi Parequín como es escrupuloso man no quiso meter la mano, pero yo sí, y mola un montón. Antes de vaciarla lávate las manos, porque lo que saques te servirá para hacer una crema (nombre moderno que se le da al puré de verduras de toda la vida) divina. Seguí con el vaciado ayudándome de una cuchara potente, que no se te doble porque hay que ejercer bastante fuerza para rascar a tope las paredes de esa calabaza que tienes entre tus manos. A continuación dibuja cómo vas a querer la mirada, nariz y boca de esa imagen poco bucólica que quieres dibujar, te aconsejo que no abuses de las formas redondeadas si es tu primera vez, son difíciles de cortar. En mi caso, utilicé un rotulador normal y corriente, de los que usaba mi profesora para corregir los exámenes, luego no nos vamos a comer nada de lo que el rotulador a tocado, así que sin problema. Recuerda que en la zona donde va la cara, has de rascar más con la cuchara, sin pasarte eehh...






Y llegado este punto, nos la jugamos todo. Emplea un cuchillo bien afilado y de hoja pequeña para no pasarte cuando lo metas hacia dentro y no te quede como la matanza de la calabaza, y comienza a cortar, cortar y cortar, y listo. Si el corte lo realizas también un pelín inclinado hacia dentro, mejor.


En el descansillo de casa, con la vela, en manos de
Periquín, y con la linterna.


Otra ventaja de colocar la linterna es que se puede cerrar la tapa, mientras que con la vela no. Con esto ya tenemos parte preparada para nuestra "all hallows eve"

miércoles, 9 de octubre de 2013

Indios y Vaqueros, aquella tierna infancia

Hoy la cosa va de indios y vaqueros, algo que nos evoca claramente a tiempos pasados y que ya parece no estar de moda. Pero claro, no está de moda en la mayoría de hogares, porque en el nuestro sí, sobre todo porque mi marido y mis suegros han recuperado juguetes de los años setenta y ochenta, y han sacado todo para que el Periquín se divierta con el fuerte de Playmobil y la tienda de campaña de los indios. Nosotros es que somos más de los indios que de vaqueros, o de hacer el indio más bien.


Esta era la tienda de Axelfoley


A decir verdad, no he jugado a estas cosas de indios y vaqueros, pero sí a casitas, y es que todos suspirábamos de pequeños por una especie de casita mini, tienda de campaña o lo que fuera, para meternos dentro y jugar a micro mundos de micropersonitas de cinco años, y allí satisfacer nuestros deseos de tener un lugar propio, un lugar donde nos sentíamos libres, y donde gobernaban nuestras normas: "tú pasas y tú no, y haces lo que yo diga" ¿era así o no?, porque era nuestra casita!!



Así nos las gastamos cuando vamos a casa de los abuelos




En mi casa no tuvimos casita, pero sí una hermana mayor que me enseñaba todos los trucos del universo, y ayudaba a construir mis propias casitas de quita y pon. Tan pronto un día estaba hecha en el dormitorio, como en el la entrada de casa, era tremendo. Y es que con una sábana, unos paraguas y una escoba, montábamos unas que pa qué. Y aunque todos suspirábamos por una casita, ese rato de construir la nuestra, la que un día nos quedaba de cine, y otro se nos desmoronaba, ese rato, era inigualable. Por eso, aunque me muero de ganas por comprarle una a mi Periquín, esperaré un tiempo, porque de momento con lo que más disfruta es llamando a quien pase por ahí  y pedirle que le construya una casa, y no sabes cómo disfruta, es increíble hoy en día ver cómo con las cosas más simples se puede ser tan feliz, algo que por supuesto me alegra enormemente y que espero alargar lo máximo posible. 
Periquín no es tan efusivo como este niño del anuncio, pero refleja como él la ilusión de soñar con las cosas más simples: 






lunes, 7 de octubre de 2013

El mejor invento: ¡una silla que cabe en la cabina del avión!

Bueeenooo, aquí estoy de nuevo. Mucha gente me ha preguntado a ver cuándo publicaba un nuevo post, y con razón, porque desde la vuelta de mis super vacaciones por España no había dado señales de vida. La cuestión es que he andado enfrascada en un nuevo proyecto que se llama Bocado Bacana al que aún estoy dándole forma pero que ya podéis disfrutar en Pinterest y Facebook.  La repostería lleva muchas horas, no sólo porque hay que pensar cuál será la nueva receta, empollarla y madurarla para que salga bien, sino también por llevarla a las redes sociales y el nuevo blog (esto último lo que más trabajo me ha dado). 

Pero bueno, vamos al grano porque ya no voy a seguir hablando de pastelitos sino que te voy a traer un modelo de sillita super compacta, pensada para el público que necesita ahorrar espacio, echársela al hombro para subir las escaleras de su casa o para nómadas como nosotros. La elección de este tema tan particular es debido a mi interés por las mamis que viajamos mucho en avión y vamos acompañadas cuanto menos de un niño (con un poco de suerte), y las que pasáis por ello sabéis de qué hablo, sobre todo si habéis hecho viajes solas como me ha tocado pasar este año. Mi caso es un poco extremo, ya que siempre he de coger tres aviones de ida, y tres de vuelta, para ir de casa a casa, pero no hace falta sufrir así para saber de qué hablo, yo creo que con un sólo avión, menos horas de vuelo y el estilo de vida de madre viajera, ya es suficiente para pensar en comprar un producto de este pelo, algo que no haya que facturar y que por tanto nos facilita el embarco, desembarco, y las caminatas infernales por las terminales, al menos eso es lo que yo echo en falta cuando paso por este tipo de viajes. En mi caso ni tan mal, porque llevo un niño de tres años, pero lo peor es que cada vez pesa más y cuando después de veinte horas de avión te dispones a coger el último, y la criatura ya no puede más, ahí es cuando te viene a la cabeza: "jodr!! por qué no inventan algo que pueda meter en la cabina del avión y así me facilite la vida" en vez de tener que salir la última con un niño en brazos de 15Kg y llorando de puro agotamiento, una maleta de cabina, el bolso, tu propio cansancio y sabiendo que aún tienes que ir a la cinta a por cuatro maletones que rondan los 30kg. ¡¡¡Por quéééé!!!    

Así que hoy, cuando he visto el modelo YOYO de la marca Babyzen, me he quedado maravillada. Simplemente genial, no encuentro otras palabras que lo describan con mayor exactitud.






Pesa 5,8kg, y sus dimensiones de plegado son espectaculares: 52 x 44 x 18 cm, impresionante. Es la primera silla en el mundo compatible con las dimensiones del equipaje de cabina (aunque siempre deberás mirar las medidas que exige la compañía en la viajes, no vaya a ser que sean diferentes, aunque por lo general suelen ser 56 x 45 x 25 cm). 




Su respaldo es reclinable y por tanto es apta para utilizarla desde los seis meses, hasta los 15kg. Han aplicado un sistema de conducción llamado "soft drive", por lo que se puede conducir la sillita por cualquier tipo de terreno, ya que además dispone de suspensión en las cuatro ruedas (jajaja! parece que estoy hablando de un coche). Además de la características técnicas, tiene otras cualidades por las que yo personalmente elegiría esta silla y no otra, como son una cesta amplia para guardar todo lo que el bebé necesita, y manillar corrido, lo cual adoro, ya que facilita la vida sobre todo en estas tres ocasiones: cuando tienes que atender el teléfono y al mismo tiempo conducir por la calle, cuando llueve y tienes que ir con el paraguas en una mano y la silla en otra, y cuando tienes otro hijo y quiere pasear contigo de la mano al mismo tiempo que empujas la sillita. Otra de sus características más impresionantes, a parte de sus dimensiones y otras cualidades, es que se pliega y despliega con una sola mano. Pero nada mejor que el vídeo de BabyZen para mostrar lo mejor de esta silla ultra compacta y ligera, YOYO:




Mi preferida... mmmm, chasis negro con tapicería en negro, precio aproximado: 380€.

PD: ¿a que se da un aire a la Bee de Bugaboo? 


domingo, 4 de agosto de 2013

Destinos para ir con niños y disfrutar todos por igual, o lo que se pueda: Hossegor parte I .


Hoy te voy a hablar de uno de los destinos que más conozco, es tranquilo, ofrece playas interminables, gente guapa, mucha bicicleta y un marco incomparable para pasar unas vacaciones a la Francesa sin ir muy lejos. A 174 Km de Bilbao, en Las Landas Francesas está Hossegor, un pueblo en la región de Aquitania, surfero y chic, el cual en verano duplica su población para albergar a turistas españoles, ingleses y gran cantidad de autóctonos provenientes de Paris, Burdeos... etc que viajan a este pueblito en busca de surf, tranquilidad, naturaleza, paisajes de ensueño y compras interesantes, alojándote en algún hotel con encanto, en un apartamento de alquiler o en uno de sus múltiples campings.



Estas son las vistas desde la casa familiar




Su clima es suave, y tiene la virtud de despejarse el cielo con facilidad, aunque si hay borrasca, hay borrasca, y no da para despejarse nada. Es cuna del surf, por tanto aquí se albergan las fábricas europeas de importantes marcas como Rip Curl o Quicksilver, entre otras.


La Central, playa familiar y con gente guapa. Tomar algo en esta plaza es un must.


Por ello en Semana Santa se celebra la Braderie, un mercado de las marcas más representativas del mundillo del surf donde se vende tanto ropa técnica como normal, y donde los Españoles peregrinan todos los años en busca de buen precio y algo de entretenimiento por estas tierras. Advierto: llevo viniendo 14 años y cada vez acude más gente, y más y más... Mi marido cuando era pequeño venía con su madre a comprar la típica ropa de surf que gusta a todos los chavales en la adolescencia, cuando sólo la casa Rip Curl se prestaba a realizar este evento y ofrecía gran calidad en los textiles a precios muy buenos. Hoy ha cambiado y mucho, y no hay marca de surf que se precie que no se de cita en este evento, pero ojo, hay que buscar y remirar, a parte de madrugar. Nosotros siempre nos hemos distribuido de tal manera que el primer día sólo visitábamos la carpa de Rip Curl, Billabong y alguna otra que se nos encaprichara, nos colocábamos en la primera cola a las 6:15 de la mañana, y no éramos los primeros, pero garantizábamos entrar en la primera tanda y disfrutar a las 10 de la mañana de estar los primeros 15 minutos sin a penas gente dentro. También pasábamos con más tranquilidad el último día, porque rebajaban la ropa. Yo recuerdo haber comprado de todo, abrigos de esquiar, pantalones cortos, largos, camisetas, bikinis, jerséis de lana (super preciosos en Rip Curl), calzado, gafas, maletas, bolsos... un montón de cosas incombustibles que no se desgastan nunca. Una locura, que hacimos durante varios años y que en Periquín experimentó con tres meses de vida, pero aquello ya pasó y ahora disfrutamos de otras cosas.

Te voy a proponer algún plan bonito para hacer en hossegor si te apetece andar:

  • Desde el centro, por la Av. Paul Lahary hasta llegar al puente del lago, bajas por las escaleras que hay a mano derecha antes de cruzar el puente y comienzas a bordear todo el lago de Hossegor hasta llegar al Hotel Las Mercedes. Verás que en lago se encuentran las casas más impresionantes de por aquí junto con las del Golf, y es que sus vistas son inmejorables y su comunidad de vecinos muy selecta, por ello goza del metro cuadrado más caro de la zona. Chismorreo: dicen que François Mitterrand conquistaba en una de estas villas a su amante. Es una ruta muy romántica en la cual podemos hacer una parada a mitad de camino en un restaurante donde se comen mejillones y ostras del lugar. A partir de ahí, hasta el final del paseo, comienza una ruta de villas impresionantes donde encontrarás en algunos puntos placas explicativas de la arquitectura de alguna de estas casas.







Periquín que se me va a navegar.




  • El segundo paseo parte desde desde el ayuntamiento en la esquina de la Av. Touring Club con la Av. du Golf, hasta llegar al Café de París, donde puedes parar a tomar una cervecita y ver a la gente pasar, porque es la esquina con más tránsito de Hossegor, me encanta quedarme ahí a estar sin más leyendo algo o viendo gente. Si no eres de cervecita y lo que te molan son los helados para en la heladería de al lado, en Glaces Romane, y deléitate primero sólo con ver cómo los tienen expuestos (pídele el helado al chico de unos cuarenta años, él está todo el año y es el que mejor los pone, porque en verano contratan gente que echa bastante poco helado al cucurucho) O en la de al lado también, L'Iceberg, donde me encanta el helado Malabar. Son gente super maja en las dos, nosotros siempre que les pedimos un cucurucho para el niño, nos lo regalan, y mira que les hemos dicho un montón de veces que se lo pagamos, pero nada. Por esta calle la Av. Paul Lahary encontrarás las tiendas más chic, donde encontrarás tiendas con marcas como Maje, Quiksilver, Billabong, Rip Curl, Sonia Rykiel, Jean Paul Gaultier, Tod's y más.  
Desde la heladería.




Simpática manera de no tirar los chicles al suelo.



Para terminar este lindo paseito te recomiendo en lugar donde tomar vinos muy, es reciente y está en la Place des Pins Tranquilles, se llama L'&tiquette, un bar con mucho ambiente, siempre hasta la bandera,  la gente se apila en la calle a nuestro estilo, poco habitual para lo sosetes que son los franceses.

  • El tercer paseo lo puedes empezar desde el puente del Lago de Hossegor, al atardecer, desde donde se tiran los más atrevidos al final de una jornada playera, con marea alta, yo desde luego no lo haría ¡ni loca!





vamos por la Av. de la Grande Dune, por la que en la primera rotonda nos desviaremos para luego volver y ver la puerta del Sporting Casino de Hossegor un edificio muy representativo de la arquitectura Vasco-Landesa que refleja el esplendor de los años treinta. Seguimos por la Av. de la Duna hasta llegar a la Pl. des Basques, donde se encuentra toda la zona de bares de marcha y la playa. Aviso, lo mejor es seguir el horario de los Franceses y cenar prontito, sobre la ocho para luego salir de cañas por esta zona y continuar de fiesta si nos lo pide el cuerpo, porque cierran muy prontito, casi todos a las dos y el que más tarde a las cuatro. Un must es tomar al menos una caña en el legendario Rock Food, bar por donde pasan todos los surferos más famosos del mundo. Por cierto, super recomendable comer marisco en la Poissonnerie Capa en el centro de Hossegor (Av.de Tourning Club) y comer un crepe en La Crepe Bretone (Av. Paul Lahary), donde podrás disfrutar de un montón de pizzas ricas con masa fina, y una extensa carta, sin dejar de probar un crepe, of course!

Bueno, espero que te haya gustado esta primera parte de Hossegor, la semana que viene te cuento más.

viernes, 26 de julio de 2013

Cuando vayas a la playa no te olvides la toalla.

¡¡¡Veranito sííí!!! He estado desconectada varias semanas, sin wifi, sin ná, y con mono de escribir para traerte muchas cositas chulis. Por cierto, ¿soy la única que desconecta cuando va de vacaciones? veo que hay blogs que no descansan, mentes que están siempre conectadas, pero eso no es para mí. Me gusta internet, y me entretiene más que a mi hijo un puzzle, pero no sé, yo creo que hay momentos para todo, y es bueno desconectar de todo de vez en cuando, así que te recomiendo 100% que cuando salgas a descansar en vacaciones pruebes a estar sin móvil y sin internet, al menos cinco días. Bueno, te dejo hacer la llamadita de rigor a mamá, para que sepa que has llegado, pero nada más. 

Hoy voy a hablar sobre el kit básico para llevar a la playa, un post que medio preparé antes de volar a España, y que ingenuamente pensé que escribiría durante el vuelo, jajaja, me parto, no lo hice. ¡Un vuelo de diez horas, y no lo hice! era de noche, y no hubo manera de escribir... Bueno, a lo que voy, hoy traigo mi kit básico para ir a la playa con niños pequeños, y aunque soy consciente de que en el otro hemisferio es invierno, no me veo capaz de pensar en el frío con estas temperaturas caribeñas, lo siento.

El momento de estar en la playa va asociado al relax, sólo hasta que llegan los niños y vas con toda la quincalla. Que si mete esto, que si lo otro, que si llegas y se te ha olvidado algo.... es un despliegue logístico de magno calibre, ¡madre de Dios! hasta que le pillas el truco, y al final sólo hay que tener claro los cuatro básicos para recibir de sol y del calor las cosas buenas, y lo demás pa él.
Así que nunca debemos olvidar: el protector solar, la sombrilla con protección solar (sobre todo con bebés, porque los más mayorcitos no se quedan quietos debajo de la sombrilla ni de coña), top con protección solar (lo que viene a ser la lycra de hacer surf pero con protección, si se la deja poner) gorro, toalla, algún juguete (sin comerte la cabeza, al final los críos disfrutan con lo más básico, y recomiendo que pruebes a ir más de un día sin juguetes, yo lo hago queriendo y sin querer, y el Periquín se lo pasa igual de bien) y agua. Esto es lo que yo encuentro más importante, luego nos podemos complicar lo que nos apetezca, vale?
Así que empezamos con la protección solar, y te voy a hablar de la que para mí es la mejor de las cremas que he utilizado a lo largo de los años, teniendo en cuenta que yo soy del color de un folio y que a nada que tomo el sol se me llena la cara de pequitas, tengo callo eligiendo cremas y una amiga dermatóloga que me da algún consejo. En mi opinión la palma de oro de los protectores solares es para Isdin pediatrics transparent spray 50+

Isdin pediatrics alrededor de 17€

Este año hemos comprado éste que veis en la foto, que es un gel transparente que se pulveriza con un spray, muy fácil de aplicar y por tanto super cómodo para dar a los pequeñines, ¡tanto que incluso lo usamos los mayores! Es resistente al agua, a los roces, y da sensación de frescor, está genial. Desde Isdin dicen que: "la utilización de un fotoprotector durante los primeros 18 años de vida, disminuye en un 78% la probabilidad de desarrollar cáncer de piel en el futuro" y que "el riesgo de melanoma se duplica al haber sufrido una o más quemaduras solares durante la infancia o adolescencia" Por ello y con el objetivo de concienciar a los más pequeños de la importancia de adquirir hábitos adecuados a la hora de exponerse al sol, desde Isdin se celebra la campaña Fotoprotégete Bien .


Vamos con la sombrilla, ¿a quién no le ha pasado el hecho de ir a comprar una una sombrilla y darse cuenta de que llevaba toda la vida poniéndose debajo de una telilla que al final no filtraba los rayos chungos del sol? a una servidora sí. O sea, que todas esas horas que tu madre te obligó a sentarte debajo de la sombrilla de flores feas y de rayas marineras después, no sirvieron de mucho, porque ahora me he enterado de que la sombrilla tiene que tener protección solar. Para ello te voy a enseñar la sombrilla que vi en Decathlon con UPF50+, tubos de aluminio y varillas de fibra de vidrio, resistente al viento y con dos años de garantía, ¡me la quitan de las manos oiga!

Sombrilla para UV UPF50+, de Decathlon, 27,95€



Super útil, el chirulito para clavar la sombrilla en la arena 3,99€ en Decathlon


Para cuando no está el niño debajo de la sombrilla y además de la crema creemos conveniente que se ponga la lycra con protección solar, que puede parecer exagerado pero cuando son bebés está muy bien, tenemos este modelo de Decathlon, a partir de 12 meses, pensado especialmente para los que disfrutan a tope de la orilla del mar.


Lycra con protección 9,95€ de Decathlon


No te olvides del gorrito, la toalla, el cubo y la pala, y sobre todo mucha agua, frutita y demás, que es super importante para mantener a los peques y a nosotros mismos bien hidratados.

A pasarlo estupendo y ¡disfruta del veranito!

Esta es de cuando estuve los primeros días de vacaciones con mi sobrina y mi periquín






lunes, 8 de julio de 2013

Estoy off line

Como ya sabéis la mayoría de los lectores de este blog, en estos momentos estoy viviendo una experiencia muy especial y única: el primer reencuentro con mi familia y amigos desde que el 25 de enero de 2010 me cambiara la vida al ir a vivir al extranjero. Cada semana voy a estar en lugares diferentes aprovechando esta oportunidad que me da la vida. Me llenaré y os contaré un montón de cositas cuando vuelva.  De momento estoy escribiendo todo en un bloc de notas... ¡nos vemos pronto!


Pablo flipando con los aviones al llegar

miércoles, 3 de julio de 2013

Tortilla de patatas jugosa para dos, paso a paso. Un must en los cumpleaños infantiles.

Hoy os voy a enseñar a hacer un plato que no ha de faltar en nuestra vida, sobre todo en los cumpleaños, y que gusta a la mayoría de la gente, se trata de una tortilla de patatas sin cebolla, al estilo jugosón, porque estoy cansada de comer por ahí tortillas secas, que parecen ladrillos de la construcción. Aparentemente es un plato sencillo que no entraña dificultad si se sigue la receta paso a paso. Digo que es aparentemente sencillo, porque la verdad es que hay tortillas malas... maalas...!!! que no sé por qué pudiéndolas hacer bien, salen tan mal.





Ingredientes:

  • 800 gr de patata nueva o semi nueva.
  • 500 ml de aceite de oliva o girasol (para gustos)
  • Una cucharadita de 5ml de sal (o un poco más, o un poco menos, eso ya depende de los gustos)
  • Opcional: cebolla,  un pedacito, que viene a ser como 15-20gr.
  • 3 huevos L.
  • Una buena sartén antiaderente, de 21 cm de diámetro

Vamos con el paso a paso:

Pelamos en un plato llano unos 800 gr de patatas, las embadurnamos de sal y troceamos la cebolla encima (recuerdo que lo de la cebolla es opcional porque hay gente no la puede ni ver en la tortilla) Otra opción es pochar la cebolla a parte y verterla luego en la mezcla con el huevo, si es que vamos a hacer muchas tortillas en la misma satén y las queremos sin cebolla y con cebolla, pero no queremos que nos coja sabor el aceite. Aviso: no queda igual de rica.
A mí personalmente me gusta hacerlo con patata nueva o semi nueva, ideales para freír, y de mi tierra, la variedad Monalisa, una patata versátil, duradera y barata. Si es patata de Álava, mejor. En cuanto a cómo cortar las patatas también hay variedad de modalidades, hay gente que la corta en cuadraditos, pero a mí me gusta así, como se ve en la foto:

Esta vez la mía no lleva cebolla, pero yo la adoro con cebolla.


Colocamos aceite de oliva en la sartén, a fuego alto. Aunque el de girasol aguanta temperaturas más altas, el aceite de oliva le da un saborcito mucho mejor a la tortilla. 



Vertemos en la sartén, con el aceite ya caliente, las patatas con la sal y la cebolla picada. 
Tapamos con una tapa y debemos conseguir un punto en el que la patata no se fría del todo y pero sí que queden todas doraditas por fuera y cocidas por dentro:

se ve que algunas están cogiendo ese puntito dorado que yo recomiendo

Mientras hacemos las patatas en la sartén, batimos los tres huevos en un bol con un pellizco de sal. Batiremos bastante porque queda más esponjosa, así que darle bien al tenedor y a batir!
Una vez cocinadas las patatas de la sartén, las sacamos con una espumadera y las vertemos al bol de huevos batidos.



Retiramos todo el aceite de la sartén y la dejamos sin nada de aceite, sólo con lo que ha quedado después de verterlo en la aceitera, que serán gotitas.

¡Y ahora viene cuando nos la jugamos!

colocamos la sartén a fuego alto, que coja bien de calor, pero ojo que no se queme!

Echamos la mezcla de huevos y patatas en la sartén, la dejamos  unos seis, siete segundos para que dore la parte externa, pero que nunca se cuaje el huevo de dentro. Cogemos un plato llano y lo colocamos encima de la sartén para dar la vuelta a la tortilla. Y hacemos otra vez lo mismo, que coja un poco de calor la sartén, le echáis unas gotitas de aceite de oliva, y vertemos la tortilla para que se haga por el otro lado, y ya la tenemos:




Espero que os salga bien, ya me contaréis. 

¡¡¡Besos mil!!!

lunes, 1 de julio de 2013

Jet lag en niños y adultos, y entretenimiento para el avión.

Tengo muchas ganas de hablaos sobre el jet lag, porque es algo en lo que yo nunca había reparado simplemente porque no hacía viajes largos. Ahora que mi familia vive a 14000km de distancia, es un tema que me preocupa no sólo por mí, sino también por mi hijo, aunque es el que mejor lo ha llevado siempre, dicho sea de paso.


Periquín tiene esa habilidad a la hora de ponernos a hacer la maleta, la siente muy suya...


El jet lag a fin de cuentas es un desajuste de nuestro reloj interno cuando nos desplazamos un porrón de horas, no es más, lo complejo es que muchos, como es mi caso, lo sufrimos en nuestras carnes, y para minimizar el choque que produce el cambio de hora es conveniente seguir algunos consejos útiles antes, durante y al llegar del viaje. Lo primero que hemos de saber es que el cuerpo tiende a prevalecer, por lo que debemos hacer un trabajo extra, como si tuviéramos que moldearlo, y adaptarlo cuanto antes al nuevo ritmo del lugar al que viajamos. Puede parecer un tanto snob hablar de estas cosas, pero es un tema cada vez más común, por un lado porque las vacaciones a lugares lejanos se han abaratado bastante y como consecuencia son más comunes de lo que eran antes, y por otro porque las familias en España comienzan a tomar consciencia de que se vivirá allí donde tengamos trabajo, algo cada vez más común por muchos motivos como la globalización o la crisis en nuestro país. En nuestro caso es Brasil, y aunque a veces hablamos de ir y venir como si fuésemos en el tren de cercanías, ojo, no debemos olvidar que un viaje como el que nos calcamos nosotros no es moco de pavo (tres aviones para ir y tres para volver). Por tanto, es algo a tener muy en cuenta, ya que las vacaciones de nuestros sueños se pueden convertir en una resaca sin fin, y para cuando le hemos pillado el truco nos tenemos que volver. 

Yo nunca he tomado pastillas para dormir ,ni melatonina, ya que viajo con un niño y tengo que estar fresca para atenderle si lo necesita, así que me pasa muchas veces cuando vuelo de día, que veo a la gente durmiendo de doce del mediodía a ocho de la tarde, me dan una envidia... y yo tengo que estar dando palique a mi hijo para que no se entere todo el avión de que estamos en ese "super divertido" medio de transporte en el que cuando él quiere en brazos o ir al baño, salta la luz de abrocharse el cinturón. Los niños son así, no lo hacen por jorobar, y nosotros tenemos que ir super concienciados y saber a qué nos vamos a enfrentar, a la hora de contratar un vuelo de este tipo. Así que es conveniente llevar organizadas una serie de actividades que se prolonguen a lo largo del viaje. Yo como maestrilla, pues me lo planifico como si fuera el trabajo, y programo una actividad cada media hora e incluyo las comidas y las siestas que toca hacer durante el viaje. Todas ellas las realizo con un libro que a él le guste, plastilina, una peli (porque el cutre avión de Iberia en el que suelo volar no tiene pantallas individuales),  una caja pequeña con cuatro puzzles, pinturas, bloc de notas, y sí, un Ipad bien cargado de aplicaciones. Todo esto se lo voy dosificando poquito a poco, y lo llevo ya pensado desde el día anterior, y entre jugar, comer, y dormir, se hace llevadero (no os voy a decir que se pasa bien, porque el avión no es lo más cómodo y divertido del mundo), si nos organizamos bien, sacamos más tiempo del que se piensa para nosotros . Recordad que es importante hidratarse bien, comer sano y no tomar bebidas carbonatadas y alcohol.

Por tanto, como hago el viaje en las mismas condiciones que mi hijo, ambos vivimos la llegada al nuevo destino casi de la misma manera (aunque él mejor que yo...). Dicen por ahí, que el cuerpo tolera mejor los viajes hacia el oeste que hacia el este, aunque en mi caso cuando llego a Brasil estoy muchísimo más cansada que cuando voy a España, así que la regla tiene sus excepciones, que me imagino que irán ligadas también al ritmo particular que tiene cada persona. 

Una de las cosas que podemos ir haciendo con nuestros hijos es ir adaptándonos al horario de destino unos días antes, siendo más madrugadores  y acostándonos antes si fuésemos hacia el este. En nuestro caso como nos llevamos cinco horas de diferencia en esta época del año, es bastante complejo. Además el ritmo de trabajo y colegio hasta el día anterior al viaje, no nos permite hacer truquillos de este tipo, pero intentaré ganar un par de horas antes de viajar.

Si no pudiéramos comenzar con la adaptación unos días antes, lo que tenemos que hacer sí o sí es adaptar nuestros horarios de comidas y sueños al lugar al que llegamos, algo verdaderamente importante para minimizar los efectos del jet lag, aunque nos cueste, con el paso de los días llevaremos mejor nuestra llegada. 

Así que preparad un buen kit si viajáis con niños estas vacaciones, mucho humor y no os agobiéis, que se puede, os lo dice una sufridora del tema. Este de aquí debajo es el Periquín en su salsa.





P.D: no olvidéis en el momento de hacer la reserva de solicitar el menú para bebés y niños, o de pedir una cunita si viajáis con un bebé.

Aquí os dejo una calculadora de jet lag, que en función del desfase horario te da una serie de recomendaciones.


viernes, 28 de junio de 2013

Sacos de dormir: el mejor invento por muchas razones

La verdad es que recuerdo una época en la que mis padres nos compraron a mi hermana y a mí un saco de dormir para cada una ¡de los 80 total!, pero luego no ha sido una cosa muy presente en mi vida. Ahora no sé, si por esa preocupación de ser madre o por qué, desde que nació el Periquín, no le pongo otra cosa, y mira que abrigar no es mi obsesión, pero que se destapen siempre me ha inquietado por eso de resfriarse innecesariamente... así que por este tema del destape y porque es una manera de hacer que los sueños de nuestros pequeños sean seguros, los sacos de dormir en sus diferentes versiones y formas, me parecen lo más práctico del mundo mundial.

Modelo Rose Graden de The Gro company 

Los podemos encontrar para el recién nacido y para más mayores, de tejidos super naturales, para diferentes épocas del año, evolutivos, no evolutivos, de confecciones, colores y estampados diferentes... ¡vamos! que el abanico de posibilidades es muy amplio. Lógicamente como fan que soy de los sacos de dormir he tenido muchos y de diferentes marcas y precios, y al final para desgracia de mi bolsillo me quedo sin dudar con los caros que están en torno a los 45- 60€, dependiendo del modelo. Así que hoy os voy a mostrar mis preferidos, y con los que yo me quedo sin lugar a dudas: The gro company, los sacos para camas y mini camas de Vertbaudet, y los sacos para recién nacidos de  Descamps (bueno, a decir verdad de Descamps me compraría todo, todo, todo, pero no se puede...)

The gro company es una marca de puericultura relacionada con el sueño de los niños, en ella podemos encontrar, entre otras cosas, los llamados Grobag y Gro to bed. Ambos son sacos para dormir, pero cada uno sirve para una etapa diferente de la vida de los niños. Yo desde los 6 meses hasta los 36 he utilizado varios tipos de Grobag, es un saco sin mangas que se puede usar tanto para dormir en la cuna, como para colocarlo en la silla de paseo, porque algunos de los modelos vienen con las aberturas para pasar el arnés de las sillitas, lo cual es super cómodo para cuando está el bebé dormido y lo queremos meter de la silla a la cuna o viceversa, sin que se ponga como Hulk como hacía el mío. Pena que los que tienen las aberturas para el arnés los conocí tarde...

Modelo Sandcastle de The Gro company


Os preguntaréis por qué esta obsesión con grobag, ¿verdad?, lo primero porque cumplen con los más altos estándares de calidad, y con tejidos de primera calidad, y eso se nota cuando los lavas, los lavas y los vuelves a lavar y el saco sigue igual que el primer día, ni bolas, ni pierde color, ni se queda revirado ni nada. Además de tener unos estampados super bonitos, que van renovando cada año, y ofrecen una   gran diversidad de tallas (0-6 meses, 6-18meses, 18-36 meses, luego 3-6 años y 6-10 años, estos dos últimos menos prácticos en mi opinión de cara a querer salir del saco para que vayan a hacer pis ellos solitos). Pero ahí no acaba la cosa, porque mi sorpresa fue: ¡el tema de los grosores!, porque resulta que cuando vas a comprar el saco tienes una guía en la parte trasera del paquete que te indica cuál es el grosor adecuado para la temperatura del dormitorio, y diréis, sí ya, ¡y cómo sé yo eso! bueno, pues con el primero te lo inventas, vamos, que intentas adivinar a cuánto está más o menos tú casa y en función de eso pues compras el primer saco, y una vez que compras el primero, y el segundo y el tercero... te irás llenando de termómetros Gro, dónde donde hallaréis las solución a vuestras dudas (pero es muy fácil saberlo, ya veréis). Os explico, y atentos que ésto es para todos incluído para cuando vamos a comprar un nórdico a Ikea (ojo, para los bebés recién nacidos no vale, porque el primer mes hay que abrigarles un poco más): entre 27º y 25º debemos utilizar 0,5 tog (medida de la resistencia térmica), entre 25º y 20º utilizaremos 1,0 tog, y entre 20º y 13º 2,5 tog. Luego hay que tener en cuenta cómo les abrigamos dentro del saco, que viene bien explicado en las instrucciones al comprarlo, y es realmente curioso (cuando vaya a Bilbao a ver si pillo uno y os enseño).

Por cierto, con motivo del inminente nacimiento del hijo entre Guillermo de Inglaterra y Kate Midelton se ha editado una edición limitada llamada Grobag Royal,  fabricado con unos bordados exquisitos para bebés de 0 a 6 meses, y de la cual destinarán sus ganancias a The Lullaby Trust. 


Los sacos "his & her" han sido diseñados para representar el amor y las vidas de Guillermo y Kate. Un helicóptero, y un caballo de juguete alude a la formación de Guillermo y su pasión por el Polo, mientras  Kate se ve referenciada con unos palos de Hockey. No falta su perro Lupo y la Guardia Real. 

Sacos Grobag Royal £ 70,00

Ahora pasamos a mi nuevo descubrimiento, un saco cuya característica es que va unido a la sábana bajera. ¿No se os ha pasado alguna vez por la cabeza....? ¿cómo unir las dichosa funda nórdica a la sábana bajera sin que eso suponga que nos quede peor o que la acabemos liando parda?? pues yo lo he pensado miles de veces, y aunque he estado muy tentada de armarme de valor para intentar coser una cremallera kilométrica y unir ambas partes, o llevarlo a una costurera, finalmente haciendo cuentas percibí que era una pérdida de tiempo y dinero. Así que ayer mismo me decidí a comprar un saco de Vertbaudet, éste concretamente:


Vertbaudet: 37,46€ en su versión 90x190 sin edredón dentro ¡REBAJADO!

Está disponible para cama de 90x140, y 90x190, con o sin relleno, con diferentes estampados, apto para la secadora y por supuesto como a mí me gusta: 100% algodón. Pero lo mejor de todo es que lo he pillado rebajado, así que no puedo pedir más. Me parece que es un acierto porque los niños pueden entrar y salir de la cama sin problema, incluso no sabiendo abrir la cremallera ¡que para esas cosas son como culebrillas! En verano no les metemos nada de relleno y en invierno incorporamos el edredón que nos parezca. Pero lo mejor de todo, es que ¡no tengo que hacer la cama, yuju! abrir-cerrar y listo Callisto.


¡Un abrazo muy gordo! espero que te haya servido de ayuda. Si te ha gustado el post o quieres compartir tu experiencia no dudes en comentar aquí debajo.




domingo, 23 de junio de 2013

The good night lamp

Hoy he encontrado este invento taaaan entrañable:


Sí, a simple vista no se sabe lo que es, ¿qué os parece así? :


Ahora mejor, ya os podéis hacer algo más a la idea, pero no, no se trata de una simple lámpara, es algo más. The good night lamp nace de la idea de facilitar la comunicación entre nuestros seres queridos a través de estas pequeñas casitas que están conectadas por control remoto, creando así una red social física con tus amigos, familiares etc... Algo difícil de entender aún, ¿verdad? El sistema funcionaría así, pero queda más claro viendo el vídeo:



The good night lamp tiene origen en el este de Londres, y su fundadora Alexandra Deschamps Sonsino  comenzó a trabajar la idea en el 2005, hasta 2013 que consiguieron comercializar el prototipo. La verdad es que muchas veces pienso que aun estando más comunicados que nunca, falta algo, falta el calor, sentir de verdad que hay alguien al otro lado, pero sentirlo más aún, y es por ello que tenemos lo que se llama "el internet de las cosas", y por lo que desde "good night lamp" se intenta crear la primera red social física.  

Ya sé que es un poco pijada, y que además muchos pensaréis que es un trasto más. Pero es que me ha parecido una idea taaan romántica y a su vez tan diferente, que además de su valor como invento, la lampara en sí, aporta algo como elemento decorativo, no sé, me ha parecido genial. Como era de esperar no es cosa barata, sobre todo si la comunidad de lamparitas se multiplica, pero tampoco lo considero desorbitado, actualmente el set normal, que vendría con lo necesario para comunicarse entre dos, tiene un precio de £ 89,00. 




Espero que os guste, si ha sido así ¡ale!, a compartir por ahí a lo loco.

viernes, 21 de junio de 2013

Cómo entretener a un niño mientras come, o se sienta en el baño

Venga va, ya sé que dicen que los niños tienen que aprender a comer siendo conscientes de que están comiendo, pero mira, si le leo un libro, le pongo el IPad, o tengo que hacer el pino y con eso come, yo lo hago. Una de cal y otra de arena, y poco a poco con lo que les vamos enseñando y dando ejemplo siempre en la mesa, irán aprendiendo a comer, además como no soy de las que le suelta las aplicaciones del móvil a la primera de cambio, pues no me preocupa que trastee con las aplicaciones o vea dibus un rato cuando come. 

Pero bueno ¡al grano! hoy os voy a presentar nuestras joyitas:

De la editorial SM: 9,95€, ISBN: 9788467519174
En Brasil, también he visto libros de imanes, de este mismo autor, en Livrarias Curitibanas por R$39


De SM, 9,95€, ISBN 9788467530766

Son libros con imanes, una maravilla. No sólo les cuentas la historia, que siempre es sencilla y no se pierden con el argumento, sino que además los niños interactúan con el libro. Al Periqui le regalaron el primero con dos años y medio, y aunque su universo aún era un poco caótico y le daba igual que yo le quisiera contar la historia, él se centraba en lo que más le llamaba la atención, que era jugar con los imanes. En ese momento están desarrollando la psicomotricidad fina, y centran la atención en una misma actividad durante un periodo de tiempo, suficiente para lo que se suelen centrar con dos años .

Estos dos títulos que muestro: "lío en el océano" y "lío en el espacio" son historias de aventuras, divertidas, que a medida que pasan los meses les van gustando cada vez más, y lo de ir pegando los imanes según vamos contando la historia a mi hijo le requeteencanta. Además con "lío en el océano" ha aprendido mucho vocabulario sobre los animales marinos y en fin, muchas palabras que pertenecen al campo semántico del océano.

También tenemos otros dos títulos:

De SM, 9,95€, ISBN 9788467531701

Muy bueno para trabajar los nombres de las ropas en diferentes épocas o eventos del año como el verano, una fiesta de disfraces, jugando a fútbol en el parque, o jugando en la nieve.


De Beascoa, 14,95€, ISBN 9788448834609

Por último el best seller por excelencia, ¡¡¡¡Peppa pig!!!!, me encanta. A veces es un poco pesadita con su tono de voz, pero se hace querer la muy, además por fin tenemos el gusto de disfrutarla aquí en Brasil, aunque aún no ha llegado el aluvión de productos relacionados con esta simpática familia de cerditos (como podéis ver en Amazon). El libro de imanes de Peppa es parecido al resto, aunque a decir verdad los tres primeros que he nombrado al principio, aportan más vocabulario.

Conclusión, libros de imanes = triunfo asegurado

P.D: tenemos la experiencia de haber recogido un imán del agua de inodoro, sí, porque estábamos leyendo mientras.... ya sabéis, y sí, lo tuvimos que rescatar, por suerte una vez pasado el test de radioactividad, se secó y no se estropeó.



Buggaboo marca tendencia para el verano 2013

¡¡¡¡Por fin llega el verano!!

Un pajarito me ha dicho que por España el asunto del calorcito ha andado muy mal, y que no parece muy claro el tema de ponerse las chanclas y el bañador, me entero de todo.... 

Por eso vamos a celebrarlo con una edición especial de Bugaboo, mi marca preferida de carrocería infantil, que una vez más marca tendencia en el mundo de los carritos de bebé, con esta edición especial para sus capotas y cubrepiés, llamados "sunny gold " y "jewel blue". 

Precio online para U.S., aquí
Precio en España: capota 64,95€
cubre + capota: 109,95€


Esta edición, sólo apta para las más atrevidas, nos dice que las rayas marineras son muy del verano, y  baila al son de lo último en tendencia para vestir, por ello no habrá mamá fashion que se precie, que no se pueda resistir a cambiar de capota este verano. 




Es así, al parecer lo último que nos quieren vender es que cambiemos cada temporada de capota y cubrepiés, para estar a la última y dejar boquiabiertos a todos a nuestro paso con las últimas tendencias en ropa para los cochecitos. Aunque yo no comparto esa manera de pensar, entiendo que las marcas quieran vender y sacar productos atractivos para lucir nuestros carritos a la última. Pero al margen de la moda y pijotismos varios, lo encuentro muy práctico para aquellas mamis que compran uno de segunda mano o heredan el cochecito de su hermana, como le ha ocurrido recientemente a una amiga mía, y les viene estupendo que marcas como Bugaboo, tenga gran variedad de colores para todos los gustos y se puedan cambiar las partes que quedan más desgastadas con el paso del tiempo (como la capota), por unas nuevas y así poder presumir de cochecito además de a tu gusto, como nuevo. Sé que en alguna tienda de Bilbao se encargan de hacerte una puesta a punto del carrito por unos 80€, y que además si no nos nos gustan los colores que ofrece Bugaboo, tenemos un abanico inmenso de posibilidades para customizar nuestro carrito de bebé para lucirlo a capricho. Pero bueno, de lo customizable que puede llegar a ser un Bugaboo y de los tan diferentes estilos que puede alcanzar, hablaré en otro post más adelante, cuando vaya a Bilbao y me entere cómo andan los precios este año. Por ahora os dejo con el vídeo demostrativo: Jazz up summer.

¡Feliz verano! 



miércoles, 19 de junio de 2013

Toca quitar el pañal diurno, ¡lo hicimos en tres días!


Llega un día en el que todos pensamos en una posible fecha para quitar el pañal diurno, y yo creo que a todos nos pasa lo mismo, que no sabemos si es el momento, o no.  Yo os voy a contar mi experiencia y después de leer el post os animo a que nos contéis las vuestras, porque todo nos puede ayudar en esos momentos en los que queremos lanzarnos, pero nos falta un empujoncito.



En estos temas de quitar el pañal hay dos partes activas muy a tener en cuenta, que son: padres y niños. De manera que formemos un equipo fuerte y creamos en lo que estamos haciendo. Yo he oído diferentes casos de cómo los niños afrontan esta nueva etapa, desde los que toman la iniciativa y deciden arrancarse el pañal porque ven que ya no lo quieren, los que lo llevan a gusto pero sabemos que si les motivamos conseguirán quitarlo sin problema alguno, y los que les cuesta un poquito más porque emocionalmente no estaban tan maduros. La eterna duda es ¿cuándo es el momento? 

Cuando los niños tienen alrededor de 24 meses es hora de deshacernos de los pañales y empezar a pensar qué día vamos a ayudar a nuestros hijos a hacer pis y caca en el baño. Antes de esa fecha no es recomendable, porque el propio cuerpo no está preparado fisiológicamente para dar el paso, y se puede convertir en una frustración, así que sin prisa, pero tampoco lo dejéis para cuando tienen 36 meses que entonces se encariñan y les cuesta más dejarlos. Yo sobre todo veo muy práctico quitar el pañal por el tema de las cacas, que a medida que van creciendo son más de persona mayor ,y a veces no hay pañal que pueda albergar semejante regalito de la naturaleza sin que tengamos que limpiar el excedente que el pañal no puede recoger, y termina siendo un espectáculo cada vez que el niño ha hecho de vientre. Si vemos que el pequeño lo pide a toda costa, bien porque tiene un hermano mayor y le quiere imitar, o bien porque lo ve en la escuela, e intuímos que tiene un verdadero interés por dejar atrás los pañales, yo lo que recomiendo es apoyarle y empezar con la tarea. Otro caso, como fue el mío, es cuando el niño  lleva el pañal tan feliz, pero si se lo proponemos y le hacemos ser consciente de que es un paso nuevo que hay que dar, y se lo presentamos como algo atractivo, se torna protagonista de la aventura y normalmente lo acogen con agrado.

Hay mucha gente que dice que para comodidad de los padres la fecha estrella de quitar el pañal es durante la época estival, yo personalmente pienso que el calorcito ayuda para no exponerles a frios y cosas por el estilo, pero creo que cualquier fecha puede ser adecuada si vemos que el niño lo demanda. Al final es organizarse y adaptarnos a lo que toque pasar.

Ahora vamos con el cómo. Porque a decir verdad, es a base de recopilar experiencias de nuestro alrededor y un poquito de internet, la manera en la que demos el paso. Entonces nosotros lo que hicimos fue lo siguiente:
Un par de semanas antes de querer ayudarle con la "operación pañal" hay que mentalizarles y para eso vino su tío Eko, y le trajo un orinal con forma de bañito, para niños ¡que monada!. Decidimos que mejor empezara con un bañito de su tamaño para así no depender siempre de un adulto y poder ir él sólo a demanda propia (sobre todo con el tema del pis). 


Actualmente tiene tres años, y utiliza un reductor en un baño de adulto, porque no nos cabía el bañito en la maleta, y al final necesita un peldañito para poder llegar a sentarse bien sin que acabe el reductor descolocado, pero bueno, ya no vamos a comprar otro orinal porque se ha acostumbrado a hacer todo  en el inodoro. He de decir que hay niños que le tienen mucho apego a sus caquitas, y les impresiona mucho ver cómo se van cuando damos la bomba, o les da no sé qué enfrentarse  a ese agujero con agua que se lleva todo lo que pilla a su paso. Así que lo más habitual es comprar un orinal de toda la vida de Dios, y listo.

Entonces, en esas semanas previas, fue cuando le empezamos a hablar, y le contamos cómo veíamos que cada vez estaba creciendo más, y que los mayores no usamos pañal, que nosotros utilizamos el baño, le enseñas a bajarse el pantalón... etc (para ello es recomendable usar ropas que faciliten que ellos mismos puedan ir al baño sin pedir ayuda). Todo ello acompañado de este gran vídeo:



  

Y entre un viernes, un sábado y un domingo sin planes fuera de casa y de mal tiempo, aceptó usar el baño sin ningún problema. Lo que hicimos fue tenerle en pelotillas de cintura para abajo, todo el fin de semana. Calefacción encendida y mentalidad de no retorno. Nosotros aprovechamos para hacer típicas cosas de casa que nunca hacemos, pendientes del niño al mismo tiempo, claro está, y él mientras tanto tan feliz aprendiendo a ir al baño. Lo hicimos así porque fue lo que nos contó una amiga nuestra, que a su vez era su profesora, ya que dicen, que toman más consciencia de lo que ocurre cuando se hacen un pis en el suelo que cuando simplemente mojan la ropa. Por tanto durante ese fin de semana le ofrecimos más agua de lo habitual, y estuvimos pendientes en todo momento, pero sin agobiar. Si tiene algún escape, se recomienda decirles en tono firme que el pipi y la caca no se hacen el suelo, se hacen en el baño. Y les animamos a que limpien con nosotros lo ocurrido. En ningún caso deben sentir en nuestro tono de voz que nos han decepcionado, ni debemos hacerles sentir vergüenza, ni mucho menos gritarles. Recordad que siempre que lo haya hecho bien, es muy gratificante para ellos que compartamos ese momento de superación, y por tanto de felicidad, por ello cuando consigan utilizar el orinal debidamente les alentaremos felicitándoles, explicándoles lo bien que lo han sabido hacer, e incluso cantarles una cancioncilla que les divierta.

El domingo, salimos a comprar el pan y a hacer algún recadito, para ver cómo se nos daba salir a la calle. Por supuesto estrenó calzoncillos, lo cual le hizo mucha ilusión. Entonces, le pones a hacer pis justo nada más salir de casa, ¡y a la calle!. Lo mismo el lunes al ir a la escuela, y entre unos y otros ya veréis como lo hacen fenomenal. Si en estos tres días no ha aprendido a usar el baño y vemos claramente que no era el momento, se recomienda esperar un mes y volver a intentarlo. Yo creo que si de cada tres pises, dos, no tiene la clara intención de ir al baño, no es el momento, pero bueno, eso es lo que yo creo, luego cada uno debe decidir en función de lo que su sentido común le diga. 

Así que nosotros con respecto al pis no tuvimos ningún problema, la caca ya fue otro cantar, porque le intimidaba más y sólo se las hacía en el pañal, en la siesta o por la noche. Pero poco a poco (nos llevó cuatro o cinco meses que dejara de hacerse la caca en el pañal), hablando con él, intentando pillarle el momento "all bran", y haciéndole entender que lo chuli era hacerlas como los mayores, lo fue entendiendo y empezó a hacerlas también en el baño.

Por último, recordad que los críos aprenden muy rápido y que en un par de semanas lo pillan perfectamente. De todas maneras es importante no dramatizar, si se mean se les cambia y punto, peor es cuando se mean en mitad de la noche y te llaman porque se han dado cuenta de que se han mojado, más relájale, más cámbiale el pijama, más cámbiale las sábanas y vuélvele a acostar, si tienes suerte y no son las 6:30, esa hora tonta en la que igual no se vuelve a dormir, pues estás de enhorabuena. Cómo se nota que estoy ahora en esa fase ehhh....

Espero que os sirva de ayuda este post, y desde aquí os mando paciencia, paciencia, que todo ha de ir pasando, pero con mucho amor  ¡un abrazo!


lunes, 17 de junio de 2013

Repostería infantil: galletas de Mickey Mouse

Hoy os voy a mostrar un plan super divertido para ocupar esas tardes de domingo que no sabemos qué hacer para que se entretengan los pequeñines. ¡¡¡Vamos a hacer galletas de Mickey Mouse!!!



Es muy entretenido, los críos se lo pasan bomba y además luego nos las comeremos todas, es una experiencia 100% recomendable. ¡Cuánto mejor es comernos nuestras propias creaciones!

Para esta receta necesitaremos (no hay ningún ingrediente sofisticado, salvo que queráis hacerlas con algún cortador exclusivo):


  • 1 huevo M.
  • 120 gr de azúcar blanco.
  • 150 gr de mantequilla.
  • 1 cucharada de esencia de vainilla (15 ml)
  • 320 gr de harina de trigo, normal o de repostería.

Lo primero a tener en cuenta es que el huevo esté a temperatura ambiente, y la mantequilla a punto de pomada, por lo que debéis sacarla de la nevera una hora antes de empezar con la receta. Mezclaremos los ingredientes en una batidora en el siguiente orden, y a falta de batidora, lo mezclaremos todo en un bol y al final utilizaremos nuestras lindas manos:

El huevo con el azúcar, después la mantequilla, la esencia de vainilla y por último la harina, poco a poco. Tenemos que conseguir un bola homogénea y que no se nos pequen trocitos entre los dedos. Envolvemos nuestro tesorito en un film de plástico y lo dejamos en la nevera una hora aproximadamente. 

Mientras tanto os voy a enseñar estos juguetes que he encontrado para una tarde repostera de lo más profesional:

En Ikea por 9,99€ 

En Ikea por 7,99€ precio habitual y 4,99€ con Ikea family. 
En Imaginarium por 19,95€ 
En Zara Home por 15,99€
En Zara Home por 19,99€


Por cierto, en Zara Home hay más delantales super cuquis, de nena. Estos que os he puesto me han parecido más para chicos, que me los tienen abandonados a los pobres en esto de los juegos de cocinitas...

Bueno y ahora viene lo mejor, ponemos el horno a precalentar 180º C y ¡amasar nuestra bola! Cogemos un rodillo como hace nuestro pinche de hoy:



E intentamos que la masa tenga medio centímetro de espesor. Si tenéis anillos medidores para el rodillo, o un par de tablillas de nivelar que se colocan a los lados de la masa, perfecto, si no a ojo como lo hago yo. Después de estirar , pasamos a cortar la galletas con el cortador que nos apetezca o que tengamos en ese momento. Nosotros lo hemos intentado hacer lo mejor posible con uno de Mickey, y esta es la prueba ¡de tal esfuerzo!:



Las colocamos en una bandeja antiaderente y para el horno (acordaos de haberlo precalentado al menos diez minutos a 180ª), 10-12 minutos a 180º en la bandeja del medio. Luego cada horno es un mundo, porque el mío es de gas y me va bien así, los que tenéis ventitérmico o calor arriba y abajo, nos os queda otra que mirar en la instrucciones o preguntar a la vecina.



Y.... voilà




P.D: en mi barrio querido han abierto una tiendita de utensilios de repostería que me chifla, se llama Deliclick y tienen tienda online: www.deliclick.es, qué pena que no estoy allí... si no arrasaba con todo.